sígueme por Email

martes, 30 de julio de 2013

¿POR QUÉ TWITTER PUEDE HACER QUE SEAS MÁS TONTO!


En un capítulo de Big Bang Theory en el que Howard ha sido dejado por su 'follamiga' publica en facebook que ha sido él quien dejó la relación...

       - ¡Raj le recrimina que publique eso cuando no es cierto!- A lo que Howard responde:


        "¡FACEBOOK NO ES LUGAR PARA LA VERDAD!"




¡Creerse Científico y leer sólo el resumen del artículo es como ser crítico de cine en base al trailer de las películas!

 

     Todo esto viene al caso porque, ayer, se montó cierto revuelo en twitter gracias a este desafortunado tuit del 'gran experto' en nutrición Julio Basulto: 



¡Parece que twitter tampoco es lugar para la verdad!

      Sé que Julio Basulto, como dietista nutricionista y fundador del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (GREP-AEDN), puso el tuit como una BROMA, a ver si alguno 'picaba'... - porque creo o quiero pensar que sabe que no se pueden poner estos titulares como profesional de la salud porque faltan a la verdad del asunto que se está tratando-

        Curiosamente, en menos de 24 horas, este tuit-broma de Julito ha sido retuiteado 21veces - por 12 nutricionistas, 3 Asociaciones dedicada a la Nutrición privada o Universitaria, 2 bioquímicos, 1 médico,  1 fisioterapeuta, 1 licenciado en Educación Física y alguien no filiado- ¡LLEGANDO A UNAS 30 MIL PERSONAS, de esta forma tan sencilla y rápida...!

¡Si nos creemos todo lo que leemos en twitter de los llamados 'expertos' y lo retuiteamos, contribuimos a transmitir bulos y mentiras de forma viral y a hacer más tonta a la población general!


      Ya que, al menos 20 de los 21 retuits han sido hechos por personas que se dedican a esto de la nutrición, quizás deberían de haber pinchado el enlace que Julio aporta y leerse el artículo entero, porque habrían descubierto las siguientes cosas: 


   1º.- El artículo (1) está publicado en una revista muy prestigiosa como es Plos One (2013) pero, ¡NO TODO LO QUE SE PUBLICA EN REVISTAS DE PRESTIGIO ES BUENO! Un reciente ejemplo es el estudio que demuestra que el 40% de los tratamientos y procedimientos que hemos estado realizando estos últimos 10 años NUNCA demostraron su eficacia pero los usamos porque fueron publicado en la revista que más mola, 'New England Journal of Medicine' (2). ¡Por eso hay que leer con sistemática y metodología crítica cada artículo!

  2º.- El estudio que Julio asume como 'una verdad inexorable' es de tipo OBSERVACIONAL (aglutina estudios de Cohortes) por tanto, ¡PERMITE GENERAR HIPÓTESIS y/o ASOCIACIONES ESTADÍSTICAS, pero NO PERMITE DEMOSTRAR CAUSALIDAD! 
   
         'Con este tipo de estudios podemos decir que el consumo de tabaco se relaciona con el cáncer de pulmón (hay una asociación estadística) pero no podemos concluir que el tabaco es causa de cáncer de pulmón'

     
      Simplemente, teniendo estas dos ideas en la cabeza, Julio NO debería de haber escrito ese tuit, porque no se corresponde con la realidad científica... ¡Pero hay más!


    3º.- Julio afirma que el estudio en el que se basa su afirmación es "una revisión sistemática y metanálisis" pero, esta afirmación es otra 'verdad a medias' porque en Medicina Basada en Evidencias, cuando hablamos de revisiones sistemáticas/metanálisis nos referimos al máximo grado de evidencia científica que existe... PERO CUANDO SE TRATA DE METANÁLISIS DE ENSAYOS CLÍNICOS... NO DE ESTUDIOS DE COHORTES!



    Nota: El metanálisis de estudios de cohortes sirve para sumar los resultados de estudios múltiples que se consideran combinables para obtener un cálculo más preciso de la relación en estudio, pero el metanálisis NO puede superar las limitaciones y sesgos potenciales de los estudios individuales de cohortes.


    ¡Así que JULIO DEBERÍA DE HABER ESPECIFICADO QUE SE TRATA DE UN ESTUDIO DE COHORTES (y NO de un metanálisis de Ensayos Clínicos) porque algún amigo suyo (que se supone que también sabe de esto de investigar y de metodología, al menos en el papel), ayer creía por twitter que se trataba de un metanálisis de los de verdad (¡los de ensayos clínicos!)



     3.- Si leemos sólo el tuit de Julio, pensaremos, claramente, que si llevamos una dieta baja en carbohidratos, moriremos pronto... por cualquier causa de mortalidad- todo lo que produce la muerte es alimentado por este estilo de vida- 

        Pero si leemos, aunque sólo sea la conclusión del resumen del artículo, deduciremos dos cosas: 

    
      1ª.- O Julio no se ha leído ni el resumen entero, o nos quería asustar (o hacer una broma) con el tuit, porque la conclusión dice claramente que las dietas bajas en carbohidratos se relacionan con cualquier causa de muerte, pero NO con las debidas en enfermedades cardiovasculares  

         Teniendo en cuenta que entre las 5 primeras causas de muerte están las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, los accidentes, los suicidios y los errores/tratamientos médicos, ¿En qué sentido no tomar hidratos aumenta la mortalidad?, ¿Nuestro médico nos da un tratamiento contraindicado para matarnos por no comer hidratos?, ¿La falta de hidratos afecta a la conducción, produce cáncer o más suicidios?


      2ª.- Los autores reconocen que esto a lo que han llegado 'sirve de poco' porque se basa en estudios observacionales muy limitados y que ¡SON NECESARIOS ENSAYOS CLÍNICOS PARA LLEGAR A CONCLUSIONES SÓLIDAS!


    4.- Si nuestro 'experto y fundador del GREP-AEDN' hubiera hecho los deberes completos y se hubiera leído el artículo íntegro sabría que, aunque los autores hablan de dietas con más o menos carbohidratos es imposible saber si las dietas bajas en hidratos son cetogénicas, 'balanceadas moderadas en hidratos' o qué tipo de alimentos se toman, entre otras muchas cosas, porque los autores reconocen haber utilizado un concepto, inventado y publicado por el equipo del Dr. Willet de Havard en NEJM en 2006, llamado 'Low-carbohydrate-Diet Score' que divide la ingesta de hidratos en 10 puntos (0 puntos para una dieta con más del 56% de hidratos y 10 puntos para una dieta con menos del 29,3% de ellos) (3). Además, metodológicamente, cualquier escala creada en un entorno particular debe ser validada antes de poder ser utilizada por otros grupos.


     5º.- Si entramos ya de lleno en los resultados del estudio, Julio debería saber que para poder generalizar los resultados de un metanálisis, es decir, que los resultados que aporta sean útiles o reflejen algo parecido a la realidad, debe de existir consistencia entre los distintos estudios analizados y sumados. Si la inconsistencia (I2) es moderada/alta (> 50%) las conclusiones del estudio no deberíamos de tenerlas muy en cuenta (4)
   








         - Como podemos ver en todos los gráficos del estudio, la inconsistencia (I2) es elevada por lo que ¡la confianza o veracidad que le debemos dar a las conclusiones del estudio es bastante pobre o nula!

      - Supongo que también habrán observado que el único 'forrest plot' que no muestra heterogeneidad (no inconsistencia: I2= 0%) es el que dice que 'las dietas bajas en carbohidratos NO se asocian con un aumento de la mortalidad cardiovascular'



    6º.- Hasta cierto punto, podría entender que Julio no supiera todas estas cosas de inconsistencia y demás jerga metodológica ya que sólo hace unos 10-20 años que se desarrollaron y publicaron. Pero, lo que no puedo entender es que no haya leído la historia de la epidemiología y no haya aplicado los llamados criterios de Austin Bradford Hill- padre de la epidemiología y descubridor de la asociación estadística entre tabaco y cáncer- para ver si esa "asociación estadística" del bonito metanálisis-de-Cohortes que nos presenta 'gana puntos' para establecer causalidad (No tienen que cumplirse todos) (5): 
    • Fuerza de la asociación: Cuanto más fuerte sea la asociación (mayor Riesgo Relativo -RR-) mayor probabilidad de que la relación sea causal. En este punto, Bradford Hill consideraba que RR menores de 2 NO deberían de ser consideradas como causales, sino como meros hallazgos estadísticos sin importancia. 

  Aunque no suspiéramos ni lo que es la inconsistencia (I2) y todo eso, podemos ver que    en este estudio Ninguno de los RR llega o supera el 2, por tanto, según los criterios de Bradford Hill lo más probable es que este estudio sea una M-I-E-R-D-A...

    • Consistencia: la asociación se observa de forma repetida en estudios distintos y realizados por distintas personas, ya hemos comentado que no existe consistencia entre ellos.

    • Especificidad: puede aislarse una exposición específica de otras, y asociarse con una enfermedad específica. ¡Tampoco se cumple porque parece que no tomar hidratos contribuye a todas las causas de muerte!

    • Temporalidad: el factor que produce la enfermedad tiene que darse antes que la propia enfermedad. ¡Parece que sí que podría darse porque si uno está vivo suele comer y si está muerto, no! -Espero que Julio no se haya basado únicamente en este punto para establecer la fortaleza y la causalidad de su tuit...-

    • Gradiente Biológico: existe una relación entre dosis y respuesta: al aumentar la exposición, aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad. ¡De los 9 estudios analizados por los autores del trabajo, sólo en 2 se ha observado 'gradiente biológico' así que no parece que se cumpla este punto tampoco!

    • Verosimilitud: La asociación es explicable de acuerdo con los conocimientos actuales. ¡sabemos que muchas poblaciones como los Inuits, Masai, Nativos Americanos... No toman carbohidratos y no tienen enfermedades crónicas, por tanto, no parece que la asosiación estadística de este trabajo sea verosímil!

    • Coherencia: La asociación no entra en serio conflicto con la historia y la biología del proceso de la enfermedad. Creo que este punto debería de contestarlo el experto Basulto, a juzgar por su coherencia habitual...

    • Prueba experimental: Los estudios experimentales (Ensayos Clínicos) apoyan la asociación. En este punto, nos vamos a detener un poquito porque ayer, durante el debate tuitero que hubo sobre todo esto, un  divulgador científico serio y metódico, bloguero y escritor de libros científicos sobre nutrición (@centinel5051) aportó uno de los muchos metanálisis de ensayos clínicos sobre este tema (6), es decir, estudios experimentales sobre el tema, que concluyen que las dietas moderadas (40% de carbohidratos) no producen efectos perjudiciales sobre los marcadores de obesidad, enfermedad cardiovascular o diabetes (6), por tanto, ¡los estudios experimentales NO apoyan la asociación que Julio y los autores del trabajo tuiteado ven!








    • Analogía: (último criterio de Hill) Previamente se han descrito ejemplos de asociaciones similares en relación con otras entidades morbosas.

   
   Para terminar, 2 cosas, rápidamente: 

          1ª.- Me alegra ver que jóvenes profesionales de la nutrición como @nutri_rivers y @RubenMurciaPrie razonan mejor y 'planta cara', científicamente hablando, a las afirmaciones de Julio Basulto más cercanas al dogma de fe y 'porque soy experto y lo digo tienes que creerme' que al razonamiento científico.

               2ª.- Ya hemos visto que el estudio tiene poco sentido pero, imaginemos que fuera correcto y que: 'Dietas bajas en carbohidratos, más riesgo de mortalidad', como dice nuestro amigo Julio. Con los datos del estudio, ¿qué significa ese mayor riesgo de mortalidad? En términos de aumento en riesgo relativo -que es como le gusta a los bandidos dar los resultados- sería de un 30% más de mortalidad, ¡lo que suena muy trágico! Pero, en términos aumento de riesgo absoluto, quiere decir que: 

'De cada 100 pacientes que llevaran una dieta baja en carbohidratos durante más de 6 años, 7,8 tienen riesgo de morir, frente a 6 pacientes que llevaran una dieta rica en ellos'


    Lo que, de forma intuitiva, sin tener conocimientos de metodología, ni saber los criterios de Bradford Hill, ¡NO parece que exista una relación causa-efecto en cuanto al tipo de dieta y la mortalidad! Si usted no tiene conocimientos médicos, no se preocupe y recuerde que

¡El sentido común, la lógica y pasar los números a valores absolutos suelen triunfar frente a la charlatanería de los 'expertos'!


Bibliografía:
  1. Noto H, et al. Low-carbohydrate diets and all-cause mortality: a systematic review and meta-analysis of observational studies. Plos One 2013.
  2. Prasad V, et al. A decade of reversal: An analysis of 146 contradicted medical practices. Mayo Clin Proc. 2013.
  3. Halton Tl, et al. Low-carbohydrate-diet score and the risk of coronary heart disease in women. NEJM. 2006.
  4. Higgins JLT, et al. Measuring inconsistency in meta-analyses. BMJ. 2003.
  5. Hill AB. The environment and disease: Association or causation? Proc R Soc Med. 1965.
  6. Schwingshackl L, et al. Long-term effects of low-fat diets either low or high in protein on cardiovascular and metabolic risk factors: a systematic review and meta-analysis. Nutrition Journal. 2013. 




domingo, 28 de julio de 2013

ENTIENDE LAS BASES DE LAS DIETAS CETOGÉNICAS


POR José Antonio García López, Médico Especialista en Anestesia, Keto-deportistas, entusiasta de la vida, vitalista, buen amigo y mejor persona y coautor del libro 'Alimentación para deportistas' (RBA, 2013)



Últimamente se está hablando, cada vez mas, sobre las dietas bajas en carbohidratos (CH), también llamadas cetogénicas. Poco a poco la sociedad se está dando cuenta de que algo falla con esa alimentación que hasta ahora nos han vendido como “saludableEste post trata de explicar de forma sencilla y digerible, para que no se nos haga bola,cual es el fundamento fisiológico y metabólico de estas dietas.

TIPOS DE FUENTE DE ENERGÍA.

La cantidad de alimentos que podemos ingerir es amplísima, pero básicamente se dividen en dos grandes grupos:


         - Micronutrientes: sales minerales, vitaminas, etc; y

         - Macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas


      Los macronutrientes tienen muchas funciones en el organismo, pero vamos a centrarnos en su misión energética, es decir, en la capacidad que tiene nuestro cuerpo de obtener energía como resultado de la combustión / oxidación / utilización de estos macronutrientes.

¿QUÉ OCURRE CUANDO TOMAMOS CARBOHIDRATOS?


Los carbohidratos son degradados y absorbidos en el intestino, pasando a la sangre en forma de un carbohidrato simple, la glucosa. Esta glucosa en sangre estimula la secreción de insulina cuya misión es sacar la glucosa de la circulación, ya que, losniveles de glucosa elevados en sangre son tóxicos (recordemos lo que les pasa a los diabéticos por tener niveles altos de glucosa en sangre: se daña el riñón, los vasos sanguíneos, la retina…). Y la forma que tiene la insulina de sacar la glucosa de la sangre es meterla en otra parte del cuerpo,fundamentalmente en el hígado y en los músculos.

LA GLUCOSA EN EL HÍGADO

Cuando tomamos carbohidratos la glucosa entra rápidamente en el hígado y la primera misión que tiene es reponer las reservas de glucosa hepáticas. Esto se hace uniéndose unas moléculas de glucosacon otras para formar glucógeno, que es la forma de almacenar glucosa (imaginemos el glucógeno como un rosario de bolas de glucosa)La reserva de glucógeno hepático es de unos 100-200 gr.

¿Para qué esta reserva?

Porque durante períodos de ayuno prolongado el hígado mantiene los niveles de glucosa en sangre a través de su reserva de glucógeno, es decir, que se van rompiendo moléculas de glucógeno para dar glucosa, la cual pasa a la sangre y de esta forma se mantienen los niveles adecuados de glucosa en sangre. Pero esto, como casi todo en la vida, tiene un límite: las reservas de glucógeno hepático se agotan a las 12-15 horas de ayuno.

Mas adelante veremos lo que ocurre cuando se agotan las reservas de glucógeno en el hígado. Peroahora veamos qué pasa con la glucosa que sobrauna vez se han rellenado las reservas de glucógeno hepático.


Al igual que ahora con la crisis, que nos hemos vuelto todos muy ahorradores, nuestro cuerpo también lo es, y lo que hace con la glucosa que sobra después de reponer las reservas de glucógeno es almacenarla, pero esta vez en forma de grasa. La glucosa sobrante pasa a piruvato, elpiruvato a acetil-CoA y el acetil-CoA a ácidos grasos (AG). Los AG se unen a través del glicerol y se transforman en triglicéridos (TG). Todo esto ocurre en el hígado, pero el hígado no debe ser el depósito de los TG, si no si no que los TG deben almacenarse en el tejido adiposo. El paso de los TG del hígado al tejido adiposo se realiza a través de la sangre, y como los TG son muy difíciles de disolver en la sangre son transportados a través de las lipoproteínas desde el hígado al tejido adiposo.

Por lo tanto: EXCESO DE GLUCOSA = RESERVA DE GRASA.

Ahora sí, ¿qué ocurre tras periodos de ayuno prolongado cuando se agotan las reservas de glucosa? Como vimos antes, lo primero que se produce es la ruptura del glucógeno hepático para dar glucosa, pero cuando se agotan las reservas de glucógeno no penséis que nuestro cuerpo se apaga como si fuera un móvil sin batería. Existe un fenómeno llamado neoglucogénesis, proceso por el cual se forma glucosa “de nuevas”, es decir, a través de pequeñas moléculas se construye una molécula de glucosa. Y a partir de qué moléculas puede nuestro cuerpo formar glucosa:


         - Lactato
   
         - Piruvato

         - Glicerol

         - Cetoácidos


El lactato proviene de la combustión/oxidación de la glucosa (glucolisis) en el músculo en condiciones de falta de oxígeno o anaerobias, como veremos mas adelante.

El piruvato y el glicerol provienen de la combustión/oxidación de los TG del tejido adiposo. Es simple, si la glucosa que sobra en el hígado se transforma en piruvato, éste en acetil-CoA, éste en AG y los AG se unen con el glicerol para formar un TG, el proceso de oxidación de los TG es justo a la inversa: un TG se rompe en glicerol y AG, los AG se rompen en acetil-CoA y los acetil-CoA dan lugar a piruvato. “Et voilà” ya tenemos glicerol y piruvato para formar glucosa “de nuevas”Es lógico, si la glucosa que sobra se almacena para un futuro el camino debe ser inverso y poder conseguir glucosa cuando haga falta, como vemos en la figura de abajo.

Los cetoácidos son aminoácidos procedentes de las proteínas capaces de formar glucosa.
Por lo tanto, se puede obtener glucosa (neoglucogénesis) a partir del lactato, las grasas y las proteínas.


¿Y QUÉ OCURRE A NIVEL HORMONAL?


Cuando tomamos carbohidratos se produce la liberación de insulina que mete la glucosa en hígado y músculo. En el hígado favorece el relleno de las reservas de glucógeno y, cuando estas reservas se han cubierto, favorece la formación de TG con la glucosa sobrante para que se almacene en el tejido adiposo. Además, la insulina inhibe la formación de glucosa “de nuevas” oneoglucogénesis y la degradación de los TG del tejido adiposo, es decir, es una hormona que favorece el almacenamiento de energía.

Por otra parte, durante periodos de ayuno la insulina desciende y se libera glucagón, que tiene efectos justo contrapuestos. El glucagón estimula la oxidación de los TG del tejido adiposo para obtener energía de ellos, lo que se llama lipolisis, y estimula también la neoglucogénesis para obtener glucosa “de nuevas”. Es, por lo tanto, una hormona que favorece la obtención de energía (usa la energía de nuestras reservas).

LA GLUCOSA EN EL MÚSCULO


Tiene dos destinos:

- Combustión para producir energía. Esta combustión de la glucosa en el músculo puede hacerse en presencia de oxígeno (oxidación aeróbica) donde se obtiene piruvato o en ausencia de oxígeno (oxidación anaeróbica) donde se obtiene lactato. Como ya vimos anteriormente, tanto piruvato como lactato puede formar nuevas moléculas de glucosa.


- Reponer las reservas de glucógeno muscular, al igual que en el hígado.


Aparte de la glucosa, el músculo es capaz de utilizar otros tipos de fuentes de energía como son los ácidos grasos (AG) y los cuerpos cetónicos (CC). Cuando se agota sus reservas de glucógeno, el músculo comienza a utilizar los AG y CC como combustible, que incluso llega a ser más rentable que utilizar glucosa. De una molécula de glucosa se obtienen entre 32 y 36 ATP. El ATP es como la moneda de cambio energético para el cuerpo, es decir, si hacemos un símil, la energía (calorías) sería el dinero y el ATP serían las monedas. Nuestro cuerpo genera, gasta, recambia ATP de forma continua.


Pues si de una molécula de glucosa se obtienen32-36 ATP, de un AG, dependiendo de su tamaño, se pueden obtener entre 100-160 ATP. Pero entonces,

¿porqué nuestros músculos utilizan la glucosa?

Fácil. Recordad que ya dijimos que la glucosa en sangre es tóxica, que daña el riñón, los vasos sanguíneos, etc. Mientras hay glucosa, el músculo la utiliza como fuente de energía y detiene lacombustión de AG hasta que la glucosa se haya eliminado (ocurre lo mismo que cuando tomamos alcohol, que se detiene todo hasta que se ha metabolizado/eliminado). Pero si constantemente estamos tomando carbohidratos, el músculo siempre está utilizando la glucosa como fuente de energía, es decir, está en modo: “glucosa ON” o lo que se llama metabolismo glucolítico. En este caso, el de tomar carbohidratos de forma continua, el músculo nunca se va a ver necesitado de usar los AG como fuente de energía, salvo que hagamos un ayuno prolongado o practiquemos un deporte de larga duración e intensidad, en cuyo caso agotaremos las reservas de glucosa y pasaremos al modo: “glucosa OFF” o metabolismo lipolítico.

Pero esto que parece tan sencillo, no lo es en realidad.

Utilizar los AG como fuente de energía no es como montar en bicicleta, “que nunca se olvida”, como dice el dicho. Si el músculo siempre tiene glucosa a su disposición nunca va a quemar grasa, y con el tiempo esto se le olvida, que, traducido al lenguaje metabólico, quiere decir que las enzimas encargadas de meter y quemar las grasas en el músculo disminuyen en número y se atrofian, se encuentran como aletargadas. Son como algunos de los compañeros de trabajo que todos tenemos muy listosse pasan el día sin hacer nada.

De ahí la explicación de la “pájara” que nos da cuando hacemos deporte y se nos agotan las reservas de glucosa. De repente nuestro cuerpo se encuentra con que tiene que funcionar con la combustión de grasas pero no “recuerda” como se hace. Es como si de repente hay una crisis en el trabajo, como esperemos que la empresa salga a delante gracias a esos trabajadores holgazanes, lo llevamos claro.
Solo los deportistas entrenados tienen desarrollado el metabolismo lipolítico, gracias a constantes sesiones de ejercicio de alto rendimiento, pero ni siquiera ellos llegan a desarrollar el metabolismo de las grasas al 100%.

RESUMIENDO

Que tenemos glucosa disponible, la utilizamos como fuente de energía o se almacena en forma de grasas.

Que no tenemos glucosa disponible, se gastan las grasas como fuente de energía.

Y no penséis que esto me lo he sacado de la manga, no. Todo esto está en los tratados de fisiología, solo he intentado hacer un pequeño resumen. Y lo que sigue a continuación, tampoco me lo voy a inventar, es reflejo de lo que otros autores han puesto de manifiesto a través de sus trabajos científicos, que por supuesto os doy como referencia por si queréis consultar o ampliar el conocimiento sobre el tema.



MITOS SOBRE LAS DIETAS CETOGÉNICAS


1. SI NO TOMO CARBOHIDRATOS ME DA FATIGA


Lamentablemente, no se puede desmentir este mito porque ES CIERTO!!!.

Pues claro!!, si tengo a mis músculos acostumbrados a funcionar con glucosa y las enzimas que se encargan del metabolismo de las grasas “dormidas” no esperes que se despierten de golpe y empiecen a trabajar a tope.

Despertar esas enzimas, entrenarlas para el trabajo que van a realizar y que consigan un buen rendimiento lleva tiempo,

¿cuánto tiempo? entre 2 y 4 semanas.

Eso es lo que tarda nuestro cuerpo en re-aprender a usar la grasa como fuente de energía. Deben pasar 2-4 semanas sin tomar carbohidratos para que aprendamos a usar las grasas de forma eficiente.

¿Durante ese periodo de tiempo voy a sentirme bien? La respuesta es NO, de hecho vas a sentirte mal, cansado, mareado, como si te hubiera pasado un tren por encima (y lo digo por propia experiencia).

Pero es lo normal, piensa como se sienten los drogadictos las primeras semanas de dejarlo, el mono que les entra es similar, puesto que la ingesta de carbohidratos llega a ser similar a estar enganchado a una droga. Y te aseguro, por propia experiencia también, que una vez te hayas adaptadovas a sentirte mucho mejor, mas enérgico, menos pesado después de las comidas, con mejor hábito intestinal…

¿Voy a echar de menos los carbohidratos. Hasta que tu cuerpo se habitúe a la nueva situación tendrás como “la necesidad” de tomar carbohidratos. Es cuestión de tiempo.

Relacionado con la fatiga durante el ejercicio, una vez keto-adaptado, no es que no te fatigues, si no que tu rendimiento deportivo puede superar al de una dieta rica en carbohidratos. Ya en la década de los ´80, el Dr. Phinney(1) demostró la superioridad de las dietas cetogénicas frente a las dietas ricas en carbohidratos respecto al rendimiento durante el ejercicio. Comparó ambas dietas y lo que observó fue:


A la 1ª semana: caída del rendimiento al 70-80% con la dieta cetogénica frente a la dieta rica en carbohidratos.

A las 6 semanas: incremento hasta el 190% del rendimiento con la dieta cetogénica, superando incluso el rendimiento obtenido con la dieta rica en carbohidratos.


Como éste, muchos estudios posteriores han sido capaces de demostrar las ventajas de este tipo de dietas, siempre y cuando hayan sido dietascetogénicas bien formuladas, es decir, con verdadero bajo contenido en carbohidratos (< 1 gr/kg/día) y con los adecuados suplementos de agua y sal. Los trabajos en los que las dietas cetogénicassalen peor paradas cuando se comparan con las dietas ricas en carbohidratos cometen siempre los mismos errores:


 -  No consiguen una keto-adaptación completa (mínimo 4 semanas).


- No consiguen un estado de cetosis pleno: sencillamente reducen la ingesta de carbohidratos pero no tanto como para fomentar el metabolismo de las grasas (lipólisis).



2. SI NO TOMO CARBOHIDRATOS PIERDO MASA MUSCULAR

FALSO. Uno de los principales estímulos para formar músculo es la insulina.

La hipótesis de que con una dieta cetogénica se pierde masa muscular se basa en dos puntos:

- Si no hay insulina, no hay estímulo para formar músculo.


- Al tener que obtener glucosa a partir de las proteínas se pierde masa muscular, puesto que las proteínas se rompen en aminoácidos que seutilizan para formar glucosa “de nuevas”.


Según estas “teorías” podría ser cierto que se perdiera masa muscular al seguir una dieta cetogénica pero, qué ocurre paralelo a estos procesos cuando llevamos una dieta cetogénica:

- Junto con el aumento de glucagón existe también un aumento de otra hormonas, entre ellas la hormona de crecimiento, que favorece la formación de músculo.


- Existe un aumento de la secreción de adrenalina que también favorece la formación de músculo.

- Al no tomar carbohidratos, nuestra alimentación se basa en proteínas y grasas, es decir, que aumentamos la cantidad de proteínas en la dieta y, por lo tanto, la cantidad de aminoácidos disponibles para usarse. Va a haber mas aminoácidos disponibles en sangre que son los que se van a usar para formar glucosa “de nuevas”. No es necesario romper proteínas para conseguir aminoácidos y si se rompen tenemos disponibles mucha mayor cantidad de aminoácidos en sangre para reponer las proteínas gastadas. Es lo que se conoce como “pull de aminoácidos”, cuando mayor es, mas se favorece la formación de proteínas.



Digamos que en resumen, lo que perdemos por un lado lo ganamos por otro. Está mas que demostrado que siguiendo una dieta cetogénicano se pierde masa muscular. Es más, como lo que se pierde es fundamentalmente grasa, lo quemejoramos es nuestra composición corporal: aumenta la proporción de masa muscular ydisminuye la proporción de masa grasa. Trabajos como los del Dr. Jabekk en 2010(2) o el Dr. Paoli en 2012(3) así lo demuestran.






Como vemos en este trabajo del Dr. Jabekk, seguir una dieta cetogégina y ejercicio conlleva una pérdida de peso importante, que además, ese peso que perdemos es grasa y se mantiene la masa muscular intacta.


3. SI NO TOMO CARBOHIDRATOS DAÑO MI RIÑÓN


FALSO. Lo que se produce a nivel renal no es mas que una adaptación a la nueva situación de mayor ingesta de proteínas. Sin profundizar mucho en el tema, decir que si aumentamos la ingesta de proteínas, en definitiva, también va a aumentar la eliminación de urea por el riñón. Y esto trae consigo unos cambios adaptativos, como son la hiperfiltración renal y el aumento de la presión glomerular.

Una embarazada sufre hiperfiltración y aumento de la presión glomerular en el riñón durante los 9 meses y no está en riesgo de fallo renal por eso.
Si a una persona le extirpan un riñón, por el motivo que sea, el riñón sano sufre hiperfiltracióny aumento de la presión glomerular y sigue funcionando durante el resto de la vida, sin que por ello tenga riesgo de fallo renal.

No son mas que cambios adaptativos. Prueba de ello numerosas revisiones como la del Dr. Martin en 2005(4), o la del Dr. Brinkworth en 2010(5).


Bibliografía

  1. Phinney SD, et al. Capacity for moderateexercise in obese subjects after adaptation to ahypocaloric, ketogenic diet. J Clin Invest, 1980.


2. Jabekk PT, et al. Resistance training inoverweight women on a ketogenic dietconserved lean body mass while reducing bodyfat. Nutrition Metab, 2010.


3. Paoli A, et al. Ketogenic diet does not affectstrength performance in elite artistic gymnasts. J International Soc Sports Nutr, 2012.


4. Martin WF, e tal. Dietary protein intake and renalfunction. Nutrition Metab, 2005.


5. Brinkworth GD, et al. Renal function followinglong-term weight loss in individuals withabdominal obesity on a very-low-carbohydratediet vs high-carbohydrate diet. Am DieteticAssoc, 2009.

miércoles, 24 de julio de 2013

¡Un EXPERTO es todo aquel INCAPAZ de aprender nada nuevo, porque dejaría de serlo! Sobre AYUNO INTERMITENTE y la opinión de los 'expertos'


El otro día estaba en la librería y compré un libro titulado 'Comer o No Comer: falsedades y mitos de la alimentación', en el que 57 'expertos' desmienten casi 100 mitos sobre nutrición. El libro es terriblemente decepcionante por las siguientes razones:  

      1º.- La fuente de conocimientos que avala la veracidad o no de las afirmaciones que allí se dan son los supuestos expertos y no la bibliografía científica existente sobre cada tema. Hemos repetido muchas veces que, ¡fiarse de los supuestos 'expertos' es muy peligroso para nuestra salud, ya que sus opiniones o consensos es una de las fuentes de evidencia científica más mala que existe! como podemos ver en esta tabla que resumen el rigor científico de cada tipo de estudio de la llamada Medicina Basada en Evidencias.




     2º.- No incluye referencias bibliográficas de estudios científicos realizados que respalden las afirmaciones que en el libro se hacen.

      3º.- Cualquier persona que buscara en alguna base de datos médica durante 5-10 minutos sobre alguno de los mitos que se exponen en el libro, descubrirá que, en muchos casos, lo que la ciencia dice a día de hoy es contrario a lo que se afirma en dicho libro por muchos de los 'expertos'. 


       Antes de continuar con el post de hoy les adelanto que iré desmenuzando algunos de los mitos en este blog durante las siguientes semanas para que vean que lo que les cuento es, tristemente, cierto...


¡Cuando se hace una aportación científica hay que tratar de dar toda la información disponible... No sólo la que nos interesa!

     
      Hoy, a mi pesar, he descubierto que la cosa no acaba en el libro, sino que hay una web asociada al proyecto titulada: Comer o no Comer: observatorio permanente para el estudio de mitos y dietas milagro. Según pone en dicha página, "este observatorio surge impulsado por Julio Basulto, dietista-nutricionista... Ana Palencia, licenciada en Ciencias Químicas y Experta en nutrición y Raquel Bernacer, nutricionista..."

   De los 3 representantes científicos del proyecto, sólo tengo el placer de conocer personalmente a Julio y, por ello, he decidido echarle un vistazo a su nueva web y ver la calidad científica y la seriedad del autodefinido observatorio sobre mitos y dietas milagro...


       No llevaba ni 5 minutos en ella cuando he encontrado un apartado titulado: Dietas Milagro de la A a la Z en el que hay un post llamado: Alimentación ''interruptus': La dieta del ayuno intermitente.

      Cuando he empezado a leerlo, pensaba que me iban a explicar qué es, si es o no recomendable para la salud hacerla, qué fundamento científico tiene.... ¡PERO NO! tras leer 46 líneas, les puedo decir que poco o nada se dice sobre el tema y lo que se dice es falso a juzgar por lo que dicen los estudios publicados a día de hoy.

   Como ya se imaginarán, el informe en cuestión NO incluye ni una sola referencia bibliográfica que respalde lo que se dice en él, ¡porque un experto NO necesita demostrar sus afirmaciones, hay que creerlas porque él lo vale! 

    



            

      ¡Lo que usted puede leer (aunque no debería) en esas 46 líneas redactadas por los 'expertos del observatorio de mitos'!



    • En las 3 primeras líneas presentan al autor del libro mezclado con una especie de aforismo que dice: 'Pecar, hacer penitencia, seguir pecando' - de momento, ni rastro de qué es el ayuno intermitente'-
    • En las 11 líneas siguientes, sin haberla definido todavía, nos hablan de lo que es una dieta milagro ('aquellas que contienen promesas que suenan demasiado bonitas como para ser ciertas') y nos dicen, en base a la portada de la edición inglesa del libro que la dieta consiste en: 'que la mitad del tiempo comeremos lo que nos dé la real gana, mientras que durante la otra mitad purgaremos los males a base de insípidas crudités'. Este párrafo acaba diciendo que el origen de la dieta está en un estudio con ratones y recriminan al autor que extrapole estas observaciones para los humanos. - Seguimos sin una definición clara de qué coj++++ va lo del ayuno intermitente, por muy expertos que sean los de este observatorio-
    • Los 2 siguientes párrafos (12 líneas más) nos dicen que en las revistas científicas se pueden encontrar cosas muy variopintas, falsas, absurdas o cualquier cosa... - Llevamos leído más de la mitad del informe (26 de 46 líneas) sobre el ayuno intermitente hecho por reputados 'expertos' y yo, todavía, ni sé de qué va exactamente, ni si es bueno o malo en base a argumentos científicos - 
      

    • Otro párrafo de 6 líneas para volver a repetir que el autor del libro, aunque se autodenomine "experto en nutrición" (recordemos que los que han escrito este informe sobre el libro son como Chuck Norris, ellos son los expertos verdaderos "per se" y son los que permiten o no que otros lo sean), 'ha escrito un libro lleno de entelequias sin fuste alguno'. Apurando al máximo la sabiduría de estas 6 líneas, 'los expertos' de comeonocomer.es nos confían un secreto: 
"Para que no nos las den con queso debemos recordar que no conviene perder peso rápidamente (es lo que nos vende, cómo no, el señor Johnson), porque aumentamos nuestro riesgo de obesidad a largo plazo"
       
             Como veremos enseguida, se considerarán 'muy expertos' o los Watchmen de la nutrición, pero esta afirmación que hacen demuestran que leer ciencia sobre nutrición leen poca... 



    •    En las siguientes 6 líneas hacen publicidad de una guía práctica para identificar y tratar el sobrepeso en adultos. Documento fundamental porque está firmado por 4 sociedades de superexpertos o algo así...



  
      Llegados a este punto, sólo nos quedan 8 líneas que leer y todavía los 'expertos' que vigilan que no aparezcan dietas milagro y nos alertan de las consecuencias de las mismas, NO NOS HAN SABIDO DECIR DE QUÉ VA EL AYUNO INTERMITENTE... sigamos que ahora viene lo mejor: 


    • En las 2 líneas siguientes nos dicen que el autor del libro aprovecha para vendernos un suplemento de resveratrol que no funciona... ¡Y la definición y de qué va lo del ayuno intermitente sigue desaparecido en combate!

    • Finalmente, las 6 últimas líneas encabezadas por la pregunta: ¿qué se puede aprovechar de esta dieta? Nos invitan a que si hemos comprado el libro lo usemos para calzar la mesa de la plancha que cojee o para elevar el televisor. Incluso, creo que se sienten tan orgullosos del razonamiento científico que han utilizado para desmontar la dieta del ayuno intermitente que no quieren que nos saturemos y agobiemos con tanto concepto e información aportada, así que lo acaban con una última ironía en clave de humor para que nos relajemos un poco después de esta exhibición de conocimiento sobre el tema del ayuno interruptus: "si el grosor del libro del Johnson no es suficiente (para elevar la televisión unos centímetros) es momento de aprovechar el libro de Dukan que nos regaló esa simpática compañera de trabajo".

      No sé si esto que han escrito los 'expertos' del observatorio de dietas milagro es de coña, una tomadura de pelo o van en serio, porque si es esto último, la población general debería reflexionar y pensar si queremos que sigan tomándonos por tontos... Si uno va al médico y le pregunta por un tratamiento x y el médico le habla de todo menos de los 'pros y contras' de ese tratamiento, además de que el médico demuestra escasa profesionalidad, el paciente está en todo su derecho de denunciar la situación a las autoridades competentes. Por otro lado, si el médico, además de no explicarnos nada sobre el tema por el que le preguntamos, todo lo que dice tangencialmente no está respaldado científicamente, ya estará incurriendo en 2 faltas graves. ¿por qué no ocurre igual con todas estas cosas?

                  


   ¡Lo que dice la ciencia sobre los ayunos intermitentes!

      Creo que los 'expertos' que han escrito esas desafortunadas líneas deberían de haber escrito algo así, basándose en los artículos publicados sobre el tema: 


  •  La forma más frecuente de restricción calórica es la llamada dieta hipocalórica balanceada, es decir, consumir unas 500-1000 Kcal menos de las que gastamos todos los días.  ¡ESTA FORMA DE RESTRICCIÓN CALÓRICA ES LA QUE PROPONEN LAS PRINCIPALES ASOCIACIONES DE 'EXPERTOS' Y ASÍ ESTÁ RECOGIDA EN LA RECOMENDACIÓN Nº 16 DEL CONSENSO FESNAD-SEEDO de 2012!- me gustaría que recordara que los que fundaron la web de 'expertos' del informe sobre el ayuno intermitente pertenecen o han participado en dicho consenso...-
  • El ayuno intermitente es otra forma de restricción calórica pero, en vez de quitar todos los días x Kcal, se alternan días en los que se puede comer toda la cantidad que se quiera, con días en los que sólo se puede tomar un 20% de las calorías que consume nuestro cuerpo. Existen muchas formulaciones de ayuno intermitente publicadas en la literatura.
  • En el caso del libro del Dr. Jonhson, él establece 1 día de comida libre, seguido de un día de ayuno intermitente (sólo se pueden comer unas 500 Kcal). El Dr. Johnson, no se basa en 'entelequias sin fuste ninguno', sino que publicó en 2006 un artículo en la revista Medical Hypotheses en el que explicaba el posible fundamento científico de este tipo de práctica, basándose en un estudio previo publicado en humanos. Además, también cuenta su experiencia personal con pacientes. Posteriormente, en 2007, pubicó otro estudio con pacientes con sobrepeso y asma, que mejoraban con este tipo de dieta (ayuno intermitente). 
  • Si hacemos una búsqueda en las bases de datos médicas con el término  'intermittent fast', descubriremos que existen ensayos clínicos publicados sobre el tema y alguna revisión sistemática, cuyas principales conclusiones son: 
"El ayuno intermitente es igual de efectivo para perder peso y grasa corporal que una dieta hipocalórica balanceada. PERO, EL AYUNO INTERMITENTE PERMITE MANTENER MÁS LA MASA MUSCULAR QUE LA DIETA HIPOCALÓRICA BALANCEADA"


       &
"El ayuno intermitente asociado a ejercicio físico mejora el perfil lipídico (sube colesterol bueno, reduce el número de partículas pro-aterogénicas de colesterol malo), reduce más peso y mejora la masa muscular"
    
    Vaya, parece que las conclusiones a las que ha llegado la investigación científica sobre el tema a día de hoy, no se parecen mucho a las que han llegado nuestros queridos 'expertos'. 





Sobre el mito de "Si se pierde peso rápido, se recupera rápido y aumentamos el riesgo de obesidad"


         ¡No sé cuántas veces he oído esta frase hecha de la boca de 'reputados' nutricionistas, médicos y otros amigos de hablar gratis! Pero, si volvemos a ir a lo publicado desde el punto de vista científico, veremos que no es más que un mito más que los 'expertos' repiten desde hace años sin base científica ya que si hubieran leído artículos como el de la prestigiosa revista New England Journal of Medicine (Enero, 2013) titulado: "Myths, Presumptions, and Facts About Obesity" sabrían que: 

       - Los ensayos clínicos sobre el tema, demuestran que: ¡Cuanto más rápida y grande es la pérdida inicial de peso de los pacientes, mayor probabilidad de mantener un peso más bajo al final del seguimiento a largo plazo!

       - Según los datos obtenidos de metanálisis de ensayos clínicos: "La recomendación de perder peso más lentamente podría interferir en el éxito final de los esfuerzos para perder peso".





¿Y si mi 'experto' en nutrición supiera matemáticas (bueno, y leyera artículos científicos)?


      ¿Cómo es posible que muchos 'expertos' en nutrición (incluso el consenso del que hemos hablando) recomienden como forma efectiva para adelgazar reducir unas 500 Kcal cada 24 horas, y no sean capaces de entender que el ayuno intermitente parte del mismo concepto de generar déficit calórico pero usando como unidad de referencia 48 horas en vez de 24 h?

       Para que lo entiendan (el que sepa matemáticas básicas); 

     - Una persona que gaste 2000 Kcal si la sometemos a una dieta hipocalórica balanceada (como la del consenso y la de 'los expertos'), le reducimos un 25% su ingesta diaria (500 Kcal/24horas), por lo que ingiere un 75% de sus necesidades diarias. ¡y TENDRÁ UN DÉFICIT CADA 48 h DE - 50% DE SUS NECESIDADES!

      - La misma persona sometida a ayunos intermitentes cada 48 horas, tomará sólo el 20% de sus necesidades en 24 horas + dieta 'ad libitum' las siguientes 24 h- según los estudios publicados, cuando les dejamos comer líbremente, se suele ingierir hasta un 120% de más del gasto calórico diario- Y, ¡EN 48 HORAS, TENDRÁ UN DÉFICIT DE - 60% DE SUS NECESIDADES!

       Para los más lentos, en la tabla se hace el desarrollo para una semana con cada una de las dietas (Nota: si el ayuno intermitente se empieza el día 1(en vez del día uno 'ad libitum'), en 1 semana el déficit calórico acumulado puede llegar a ser de hasta - 240%)
  



       Irónicamente, igual que el Teorema de Pitágoras (a2 = b2 + c2) es el caso particular del Teorema Final de Fermat (an = bn + cn) para n=2, la dieta hipocalórica balanceada no es más que el caso particular del "ayuno intermitente (déficit calórico mayor o menor)" para n=cada 24 horas! Entonces: 

¿Por qué hay tanto ignorante que a una cosa (dieta hipocalórica balanceada) la llama 'sistema basado en la evidencia científica para perder peso' y a la otra (ayuno intermintente) la llama dieta milagro?


Bibliografía: 

1.- Varady KA. Intermittent versus daily calorie restriction: which diet regimen is more effective for weight loss? Obesity Reviews. 2011. 

2.- Klempel MC, et al. Benefit of a low-fat over high-fat diet on vascular health during alternative day fasting. Nutrition & Diabetes. 2013.

3.- Bhutani S, et al. Alternate day fasting and endurance exercise combine to reduce bodyweight and favorably alter plasma lipids in obese humans. Obesity. 2013

4.-  Klempel MC, et al. Intermittent fasting combined with calorie restriction is effective for weight loss and cardio-protection in obese women. Nutrition Journal. 2012.

5.-  Klempel MC, et al. Alternate day fasting increases LDL particle size independently of dietary fat content in obese humans. Eur J Clin Nutr. 2013.

6.-  Klempel MC, et al. Alternate day fasting (ADF) with a high-fat diet produces similar weight loss and cardio-protection as ADF with low-fat diet. Metabolism 2013.

7.- Jonhson JB, et al. The effect on health of alternate day calorie restriction: Eating less and more than needed on alternate days prolongs life. Medical Hypotheses. 2006.

8.- Johnson JB, et al. Alternate day calorie restriction improves clinical findings and reduces markers of oxidative stress and inflammation in overweight adults with moderate asthma. Free Radic Biol Med. 2007.

9.- Cassazza K, et al. Myths, Presumptions, and Facts about obesity. NEJM. 2013. 

10.- Gargallo-Fernández M, et al. Resumen del consenso FESNAD-SEEDO: recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos. Endocrinol Nutr. 2012